miércoles, 15 de mayo de 2013

Galleta de Chochos

En esta entrada me veo obligado a escribir un poco sobre la infancia.
Es curioso como de chicos lo único que queremos es ser grandes y de grandes lo único que deseamos es volver a ser chicos. Ironías de la vida.
Un aspecto de la infancia que me parece muy importante valorar y nunca perder dentro del ajetreo de la vida adulta es la capacidad de sorpresa.
Se que después de muchos años acumulados de sobre-estimulación sensorial uno queda insensibilizado ante las pequeñas cosas valiosas de la vida, pero justamente ahí radica el esfuerzo de tratar de recordar como una simple galleta cubierta con chochitos de colores podía llenarnos el día de felicidad cuando eramos niños.
En mi infancia esta pieza era de las prohibidas. Los chochitos eran sinónimo de pintura artificial y de azúcar, combinación letal, pues ambas eran sustancias nocivas para mi salud.
Ante tal rigidez cuando por fin lograba echarle el guante a una de estas formidables galletas era con doble dosis de entusiasmo que me la comía.
De hecho los chochitos para mi son sinónimo de alegría. Uno se los pone encima a los helados o a las donas, no porque vaya a mejorar el sabor, sino simplemente y sencillamente por la diversión que implica comerse algo salpicado de color.
Por otro lado, la combinación de texturas en la comida siempre ha sido mi delirio. Esta galleta combina lo duro y granuloso de su grajea con lo áspero y terroso de la galleta.
Con leche, bueno, son una cosa portentosa.
Y en cuanto al sabor, también la combinación de lo dulce de la grajea con un toque saladito de la galleta la hacen una experiencia memorable. 
He probado tantas galletas idas y venidas de todo el móndrigo planeta que puedo asegurar que no hay mejor elección que esta sencilla y colorida galleta.
Como a los mexicanos se nos reconoce en todo el mundo nuestro gusto por lo multi-color, creo que está galleta es una digna representante de todo nuestro pan y de nuestra extrema propensión al gozo y al despapaye.

Esta es una galleta de chochitos.

3 comentarios:

  1. A donde quiera que estés te mando un saludo soycristina. Justo la idea de este blog es que todas estas piezas de pan sigan vigentes en nuestra vida cotidiana y no tan solo en nuestra memoria. Te mando un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Que padre blog! Felicidades! Di con este buscando otra pieza de pan pero me encanto y divirtiò tu versiòn. Lindas estas galletas llenas de color, me gusta hacer galletas y se las he hecho a mi peque. Veo que no hay post del 2016. Que paso?

    ResponderEliminar