martes, 26 de enero de 2016

Gusano

Pues si, nos alcanzó el 2016. Y este enharinado blog cumple entonces 7 años. Verdaderamente increible. Al principio yo pensaba que este proyecto no duraría mas allá de un par de años pero pronto descubrí que entre las responsabilidades de la vida moderna y la gran cantidad de piezas de pan diferentes que existen en todo lo largo y ancho de la república mexicana esto naturalmente que se iba a extender, aunque nunca pensé que tanto.
Este año debo apurar el paso para cerrar un ciclo y dejar este blog como un testimonio de la gran riqueza panificadora del país y para ver si logra convertirse en libro.
Pero sobre todo debo apurar el paso para evitar terminar en una tumba oscura acompañado de gusanos antes de poder reseñar todas las piezas de pan que quiero.
Y hablando de gusanos.
Gusano es de esas palabra que nadie sabe a ciencia cierta de donde provienen.
Se liga su origen al latín cossus que proviene del sánscrito Kusus que quiere decir lombriz, pero nadie sabe si esto es realmente así.
Un gusano al que yo recuerdo mucho es a Earthworm Jim, un gusano intergaláctico que usaba un traje especial para explorar el espacio y rescatar a la princesa. Era un video juego que luego tuvo su caricatura. Muy divertidos los dos.
Lo cierto es que a pesar de su aspecto viscoso y desagradable, el gusano es una criatura que es muy apreciada por sus distintas utilidades en diferentes círculos del quehacer humano.
Los horticultores los aprecian por que con su desplazamiento por debajo de la tierra la remueve y oxigena lo cual favorece a los cultivos.
Gusano de tierra
Los pescadores los han usado como carnada desde siempre y no olvidemos al maravilloso gusano de la seda y su contribución al mundo de la moda.
En México le tenemos un particular aprecio a los gusanos de maguey o chinicuiles los cuales forman parte de la comida exótica, que hemos heredado de nuestros ancestros mesoamericanos.
Lo cierto es que yo nunca probaré a los chinicuiles. Lo que sucede es que cuando los preparaban en mi casa, esta se llenaba con un olor muy penetrante nada agradable para mi gusto, que duraba por varias horas. Yo no sé si los chinicuiles sepan a lo que huelen pero ese olor lo llegué a odiar en serio.
Por eso, si de gusanos se trata, yo prefiero el que está hecho de pan fino.
La forma de este pan es alargada como se podía esperar y cuenta con las estrías tan características de esta criaturita.
Una de las tantas encarnaciones del gusano está hecha de pan fino, osea que lleva canela y anís en su masa lo que le da un toque elegante y refinado a su sabor.
Sin embargo los gusanos se pueden preparar con otras masas, como de pan de manteca o de hojaldre.
El gusano es una pieza sencilla y carismática que se puede adquirir con facilidad en muchas panaderías en sus diferentes presentaciones incluso a veces rellena de chocolate o crema pastelera aunque hay que tener cuidado de no confundirlo con el bigote, aunque este esté hecho de masa de danés a veces se les confunde por su forma alargada.

Este es un gusano

No hay comentarios:

Publicar un comentario